Ovejas comiendo en prado con verja

El bienestar animal y nuestra salud – Animal welfare and our health

En la anterior entrada te hablaba sobre mi intención de publicar artículos sobre el tema de vivir con menos tóxicos.

Para reducir nuestra contaminación interna es fundamental el bienestar animal, las condiciones en las que viven los animales con los que nos alimentamos.

Sé que muchas de las personas a las que una entrada como esta les pueda interesar, serán veganas o vegetarianas. Yo siempre digo que soy vegana de corazón. En un mundo ideal, me gustaría que todos comiéramos solo alimentos de origen vegetal. Pero el mundo es el que es, y la mayoría de personas siguen una dieta omnívora, con alimentos de origen animal. Igual que el león se come a la cebra. Pero las cebras viven en su medio natural y nadie las maltrata ni explota hasta que llega su momento de lucha con el león. Esta es la vida.

No ocurre lo mismo con los animales de granja. Muchos viven en condiciones totalmente insalubres para ellos.

A quienes estamos interesados por la ecología, nadie nos tiene que convencer de que es bueno que los animales vivan bien. Su bienestar es un fin en sí mismo, no necesitamos unirlo al nuestro. El problema surge con las personas que no tienen ninguna sensibilidad hacia el sufrimiento animal. ¿Cómo se las puede meter en este barco de la necesidad de que los animales vivan lo mejor posible?

Haciéndoles ver que cuanto mejor vivan esos animales de los que se alimentan, mejor salud tendrán ellos.

Igual que nosotros nos estresamos y generamos hormonas que pueden acabar siendo peligrosas para nuestra salud, un animal que vive en malas condiciones es un ser vivo que se estresa. Esto supone que genera hormonas similares a las tuyas y a las mías, tóxicas. Y son nocivas no solo para él, sino también para ti, cuando te comes su carne, leche o huevos.

Aun más importante es la cuestión de los antibióticos. Hace ya mucho tiempo que se sabe que el problema de la aparición de resistencias a los antibióticos tiene una de sus causas en los tratamientos a los que se someten a los animales enfermos. Si el producto animal que comemos tiene trazas de estos medicamentos, es muy probable que acabemos por no responder a determinados antibióticos en un momento en que nuestra vida dependa de ellos.

¿Entonces no se va a tratar a los animales enfermos?

Claro que sí. No se les puede dejar sin tratar. La cuestión es que los animales que viven en mejores condiciones, en las que necesitan por su naturaleza, tienen mejor salud. Así que cuidando su forma de vida, se reducen enormemente las enfermedades que sufren y, con ello, la necesidad de medicarlos.

“La compasión por los animales está íntimamente ligada con la bondad de carácter, y con seguridad afirmo que, quien es cruel con los animales, no puede ser un buen hombre”

A. Schopenhauer

Cuando te encuentres con alguien a quien no le importe si los animales que nos sirven de alimento sufren o no, siempre puedes comentarle que nos interesa que estén bien simplemente por egoísmo: su salud tiene consecuencias inmediatas en la nuestra.

Para ti 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s