Focas Dublin puerto

Nadie te criticará si no te conoce… Ni te contratará – No one will criticize you if they do not know you … nor will they hire you

Lo peor que puedes hacerle a tu idea de negocio es que no empiece a existir ya. Que quede sumergida en tu imaginación. O peor aun, como hacía yo antes: que la compartas con todo el mundo hasta que se desgaste tanto que te parezca una tontería. Mientras no pongas eso que planeas en el mundo, no podrás recibir feedback de nadie externo a tus conocidos y no tendrás ni la menor idea de si estás trabajando en algo útil o no para ti.

Tus planteamientos y trabajos que guardas en el cajón pueden ser interesantísimos, pero si nadie los conoce, de nada te servirán. Soy totalmente partidaria del arte por el arte. Yo misma lo pongo en práctica y me ayuda a encontrarme mejor cada día.

Pero si puedes poner esa habilidad tuya al servicio de tu trabajo, es el mejor regalo que te puedes hacer a ti mismo. Y, también, a los que te rodean.

Escribo esta entrada porque desde hace algún tiempo estoy en contacto con varias personas que quieren emprender, pero no acaban de dar el paso. Me plantean una pega similar que se puede resumir en: “no voy a empezar hasta que no lo tenga todo muy definido porque no quiero dañar mi imagen”.

“¿Qué imagen?”, me pregunto yo al escuchar estas palabras. Si no estás fuera, no existes. Nadie te ve. Y si sales pero no trabajas para darte mayor visibilidad, como si no existieras también. Internet es el gran océano. Nadie se va a fijar en ti porque sí.

Esta idea no me suena nada alejada y la comprendo a la perfección porque yo estuve en ese mismo punto durante más tiempo del que quisiera. Había puesto en marcha mi propia empresa en el mundo “físico”, pero me costaba horrores empezar a presentarme a través de internet. Tuvo el destino que apretarme mucho para que me decidiera a dar el paso: no me podía relacionar normalmente con nadie. Así que, o trabajaba por internet, o no podía seguir haciendo nada profesional por el momento.

Me quedé estancada en esta idea de tenerlo todo “preparado” antes de empezar en el mundo online durante bastantes meses. Atrapada en esta creencia irracional que ahora me encuentro también en otras personas. En las que, además, intuyo más posibilidades de las que veía en mí misma.

¿Por qué digo que esta necesidad de tenerlo todo perfecto antes de empezar es una creencia irracional?

Imagina que ahora mismo yo necesito una pequeña mesa con ruedas para tenerla como mueble polivalente en el salón. Y empiezo a entrar en diferentes páginas web buscándola. Te cuento este ejemplo tan concreto porque he estado haciendo esta búsqueda de verdad.

Entro en la primera web, la descripción del artículo es ilegible para mí. Entro en la segunda, la página se bloquea y me parece horrenda. Entro en la tercera, me gusta, pero cuando voy a hacer el pedido, la pasarela de pago no funciona… Finalmente acabo comprando aquella cuya empresa me da por fin confianza y cuya web me permite realizar la compra en condiciones.

Si la mesa me llega tal y como esperaba, y con el tiempo de uso se mantiene en buena forma, esa empresa habrá dado un buen paso en su imagen frente a mí como consumidora. Si, por el contrario, me sirve un mal artículo, seguramente no volveré a comprar nada a ese vendedor o a esa marca. (Aunque incluso ante esta catastrófica situación, un buen servicio postventa todavía podría obrar milagros, pero esa es ya otra cuestión…)

Adonde quiero llegar es que la empresa cuya imagen se verá afectada negativamente solo será aquella que consiguió venderme algo, porque su producto no encajaba con la calidad que esperaba. La imagen del resto de desastrosas webs que había visto anteriormente, NO ha resultado dañada. Todavía no han llegado a ser tan importantes para mí como consumidora para que esto suceda.

Para mí, sencillamente no existen. No las recordaré, y por ello no hablaré mal de ellas a otros. No me ha dado tiempo ni a formularme una opinión personal.

En este momento empresarial tan embrionario (y chapucero, si quieres llamarlo así para reírnos un poco) de la existencia de esta marca, tu experiencia con la misma ha sido tan breve que no ha dejado huella alguna en ti. Nada positivo, pero tampoco nada negativo.

Así que ya te imaginarás mi sugerencia si tienes algún proyecto personal en mente y sigues todavía sin decidirte ni siquiera a aparecer por internet: simplemente ponte en marcha. Empieza. Date a conocer. Estés en la fase que estés y sea tu servicio o producto lo maduro que sea.

Si no le das la oportunidad de encarnarse en el mundo exterior y dejas tu trabajo solo para ti, no le estás dando la oportunidad que necesita para madurar.

Las opiniones de las personas que te rodean no te servirán como verdadero feedback. Quienes te rodean tienen una imagen concreta de ti y no quieren dañar tus sentimientos. Generalmente te dirán lo que crees que necesitas oír. O no te dirán absolutamente nada y creerás que vas por mal camino.

Necesitas testar cuanto antes eso que llevas entre manos. Esto sucederá cuando tengas tu primer cliente. Este es el momento en el que tiene más sentido plantearte estos rasgos “definitivos” de tu imagen de marca.

Entrecomillo lo de definitivo porque en el mundo de los negocios nada es definitivo como tal, y, en gran medida, ahí está su gracia. Las circunstancias cambian y es necesario ir adaptándose (idealmente, adelantándote un poco a ellas).

Así que tu imagen de marca seguramente nunca estará absolutamente definitiva, aunque evidentemente sí irá cobrando una entidad más sólida, poco a poco. Pero para eso ¡tienes que sacar la cabeza del agua y que te vean!

Nada te impide que cuando tengas tus primeros clientes consolidados hagas un replanteamiento general de tu estrategia de marketing o imagen. Incluso contratando a profesionales que te asesoren o lo hagan por ti. Pero llegados a ese punto ya estarás de verdad en el ruedo y los riesgos de que te estanques en la inacción se habrán esfumado.

Para ti 🙂

¿Tienes en marcha alguna idea empresarial y no acabas de llevarla a la práctica? ¿Ya estás en marcha y pasaste tú mismo por estas fases de estancamiento? ¿Qué dirías a quienes se encuentran en un momento así?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s